Breaking Bad – 5×07: ‘Say my name’

LA LEYENDA QUE MATÓ A LIBERTY VALANCE

Walt toma el control del negocio, mientras que Mike afronta las consecuencias de sus acciones.

Ficha Técnica

Serie: Breaking Bad
Temporada: 5
Capitulo Nº: 7
Titulo Capitulo: Say My Name
Fecha de Emisión: 26/08/2012

Sinopsis

Walt toma el control del negocio, mientras que Mike afronta las consecuencias de sus acciones.

Crítica

Breaking Bad es una serie cuya esencia no evidente es la repetición de estados, siendo estos modificados en forma y fondo para adquirir un significado totalmente diferente al original. Como he argumentado en anteriores reviews, la creación, descomposición y transformación de su protagonista es compartida por el propio núcleo de la serie, en constante movimiento. Es común que situaciones o acciones pasadas vuelvan a repetirse en la serie por los mismos personajes, con la diferencia de que estos no tienen nada que ver con los fueron tiempo atrás, y el cuadro general cobre un sentido nuevo y original con los mismos elementos. Gracias a esta repetición, la evolución (o involución, según se mire) de algunos personajes es más evidente y las consecuencias de sus funestos actos tienen más efecto entre los espectadores que si hubieran sido desarrolladas en un entorno nuevo y, a primera vista, más impactante. No hay nada más dramático que contemplar como un perro encerrado en una bonita casa vive gracias al agua y a la comida que sus dueños le han dejado…hasta que se da cuenta de que se le va a acabar en unos días. El entorno es el mismo, las acciones del perro idénticas, la casa es igual de bonita pero el ambiente es ya irrespirable, la tensión a flor de piel y el final irremediablemente trágico. Así de áspera y cruel es Breaking Bad, en continua metamorfosis de piezas sin tocar el tablero, lo que conlleva una cantidad de dificultad y de mérito incalculables. Para demostrar esta teoría solo tenemos que ver donde estaban y que hacían Jesse, Skyler, Hank, Mike, Walt, Gus, etc hace tan solo un año (algunos menos) y compararlo con la actualidad. Skyler es el Walt de la temporada uno y dos, atravesando todas las fases por las que ya caminó su marido. Jesse no desentonaría en estos momentos con los Skinny Pete y Badger de anteriores temporadas, ansioso por dejar el tóxico mundo de la metanfetamina. Hank ha sufrido como un perro para pasar de agente con olfato de la D.E.A. a ser su propio jefe y el equivalente policial a Heisenberg gracias a su inteligencia y su visión más pesimista de la vida, lo que le hace desconfiar más de la gente e investigarla (Gus). Mike ha resultado ser un abuelo con más sentimientos de los que se le intuían, siendo esto su perdición. Y Walt…bueno, Walt se ha convertido en Gus para pasar a ser definitivamente el demonio sin corazón Heisenberg.

En mi crítica anterior afirmaba que Breaking Bad mezcla como nadie diferentes géneros (western, thriller, comedia negra, drama, etc) y que, si conocemos un poco las leyes no escritas de cada uno, podríamos anticiparnos de alguna manera al resultado final del episodio. Así ha sido con «Say my name», donde Thomas Schnauz (en consenso con Gilligan y el resto de genios) ha apostado por un toque más propio del cine de gangsters o noir que del thriller que normalmente predomina en la serie, dejando pequeñas pistas sobre el amargo final que ha acabado con uno de los mejores personajes (considerado de culto por los fans) de las cinco temporadas, Mike Ehrmantraut. En primer lugar, en la sensacional escena pre-créditos que más adelante analizaré, Heisenberg deja claro que Mike ya no es imprescindible y se compra su retirada con cinco millones de dólares. Si algo nos han enseñado Dashiell Hammett o Raymond Chandler es que cuando la jubilación de un personaje vale tanto dinero, sale más económico acabar con él. Sin embargo, Mike logra superar esa criba. En segundo lugar, el montaje musical que acompaña al abogado de Mike durante su trabajito en el banco es propia de los films de los años 20 y 30 protagonizados por Edward G. Robinson, Paul Muni y James Cagney (o del propio Scorsese, muy unido a ellos), con ecos musicales de Frank Sinatra o Bing Crosby, que serían absorbidos por el género años más tarde. En tercer lugar, mientras la D.E.A. registra su casa, Mike ve tranquilamente un noir (no sabría decir cual, pero apuesto a que es algo de Siegel, Hathaway o Siodmak) donde el detective de turno investiga la muerte de un policía, antigua profesión de Mike. A parte de estas sutiles píldoras de los guionistas, la experiencia nos dice que un matón solo puede salir de la mafia o del mundo del crimen de dos formas: Entre rejas o en un ataúd. Sinceramente, hubiera preferido la primera opción para el bueno de Ehrmantraut.

¿Qué pierde la serie con la muerte de Mike (extraordinariamente interpretado por Jonathan Banks)? Desde luego, un gran personaje, pero hablando sobre narración exclusivamente, pierde la conexión pasado-presente con respecto al entorno criminal de Heisenberg. Con Tuco, Gus, Tío Salamanca y Mike muertos, Heisenberg ha alcanzado una nueva fase en su escalada hacia la mutación absoluta. Solo Jesse, Saul o Skyler han conocido a los dos Walt. Mike era el único que seguía tratando a Heisenberg como si fuera Walt, se resistía a ceder ante él, lo despreciaba y humillaba siempre que le era posible, incluso comparándolo despectivamente con Gus. Mike nunca le perdonó que asesinara a su jefe y, sobre todo, que alterara su estado de bienestar. Siempre lo consideró una bomba a punto de explotar de la que quería alejarse en todo momento, ya que era consciente del posible daño colateral al que se arriesgaba. Siempre me ha gustado ver a Mike como El Samurái de Melville, con su crudeza formal, su frialdad basada en un trauma sangriento, su arraigado escepticismo. Entra a formar parte de inmediato a la galería de personajes marcados por el patrón de las más clásicas tragedias griegas de Breaking Bad (¿Hay alguno que no lo esté?) con su pasado honrado unido a un drama, su intención de redimirse a través de su nieta y sus constantes intentos de «escapar» de Heisenberg. Su enfrentamiento con el maníaco químico no podía acabar de otra forma, estaba escrito, de ahí su estrecha relación con Jesse (esto motivará y despertará la venganza en Pinkman) y su paso a personaje fundamental en esta temporada. La muerte de Mike es profundamente diferente a la de Gustavo Fring, sin ningún tipo de efectismo (el único pero de toda la serie es el Gus Terminator Fring) y reflejando la personalidad del personaje: calma, naturaleza, agua tranquila, silencio…tal como moriría el mejor de los samuráis (o Michael Corleone en El Padrino III).

Mientras tanto, Heisenberg se abre a nuevos caminos y sigue agrandando su leyenda. El primer plano del episodio nos muestra su cabeza por detrás (sabemos que simboliza la muerte pero no nos enteraremos hasta el final de quien) maquinando un nuevo plan para expandirse. Tal como decía al principio, la repetición de estados para ejemplificar el cambio es una constante en la serie y en esta ocasión Heisenberg vuelve al desierto donde Gus le humilló y desterró en el espeluznante 4×11, convertido en alguien diferente y emulando a su verdugo en aquella ocasión. La tranquilidad y confianza en si mismo es apabullante y no contento con eso, está desarrollando un carisma y humor negro que infunde respeto a su paso. En la enorme escena pre-créditos, Heisenberg no solo consigue imponer sus leyes y normas morales, sino que domestica y amansa como un corderito al socio de Mike con sus juegos psicológicos y dando a conocer que fue él quien asesinó a Fring. El asesino de Fring ya tiene cara ante el resto de capos de la droga y es en ese momento cuando la leyenda de Jesse James deja paso al bautizo del verdadero Jesse Heisenberg James. No pude evitar recordar la obra maestra de Ford, El Hombre que mató a Liberty Valance. En aquel western, el libreto de James Warner Bellah y Willis Goldbeck trataba de discernir/separar el concepto de realidad y leyenda, argumentando que ambas se retro-alimentan para formar un nuevo concepto de autenticidad. La realidad por si sola no es atractiva y la leyenda no puede subsistir sin una base cimentada en la propia realidad, por lo que deben combinarse. Pero esto solo ocurre cuando otro sujeto no protagonista de los hechos entra en acción y aporta difusión y carácter de mito al asunto, siempre con una visión subjetiva. ¿Cómo sabemos que los árboles hacen ruido al caer si nadie los escucha? Volviendo a Breaking Bad, el mundo de la droga ya conoce al verdadero asesino de Gus Fring, tiene cara y nombre, Heisenberg y no es un ente abstracto como si lo era el culpable oficial, el cártel. Por lo tanto, es ahora que el resto tiene constancia de la existencia real y auténtica (y no fantasmal o de oídas, como antes) de Heisenberg, cuando este debe comportarse como su maligno alter ego las 24 horas del día y ante todos (menos Hank, claro). Jesse también está en el juego y es de los pocos que conocieron a Walt, por lo que la actitud del químico con Jesse debería cambiar por completo para que está representación criminal consiga todo su efecto.

Para ello Heisenberg cuenta con un nuevo cocinero, el hermético Todd. No ha podido manipular a Jesse para que siga colaborando con él ni siquiera recurriendo a argucias sucias pese a que lleva un tiempo trabajándose su mente. Consiguió aislar a Jesse y despojarlo de objetivos o relaciones (al mismo tiempo que mantenía lejos a Brock, por si acaso) siendo él su única referencia afectiva y personal. Pero el alma atormentada de Jesse no puede más y ni siquiera el dinero logra hacerle cambiar de opinión. Por lo que Heisenberg recurre a Todd y el montaje musical de ambos cocinando nos puede desvelar como les puede ir. Recordemos que ya hubo otro montaje musical donde Heisenberg y Jesse cocinaban al calmado y suave ritmo de On a clear day you can see forever, de The Peedlers. En cambio, Heisenberg y Todd lo hacen con un rhythm and blues alocado y caótico a lo Nina Simone, dando a entender que todo puede pasar entre estos dos asesinos a sangre fría. Mientras tanto, Skyler y Jesse han vuelto a coincidir (y van dos episodios seguidos) y ambos se dan cuenta de la condición de rehén del otro. Ambos están atrapados por una mente enferma pero superior y no ven la salida (Jesse: «vámonos.» Skyler: «ojalá».), ¿una posible alianza? La verdad, no lo sé, son muchas las posibilidades pero ambos comparten muchas cosas últimamente, aunque no sean conscientes de ello. Es posible que el asesinato repleto de ira, orgullo y ego de Heisenberg sobre Mike provoque la locura de Jesse y pida ayuda a Skyler para acercarse a su marido, ahora que sabe que ella también desea su muerte. Jesse solo tiene que recordar la mirada lacónica de Mike en su despedida para darse cuenta de que él sabía que Heisenberg lo tiene preso de sus hechizos y juegos psicológicos.

Por cierto, como en toda buena película de gangsters, un error de la policía acerca más al detective a su objetivo. En este caso, la limitación presupuestaria en el caso Mike, conduce a Hank a su abogado y, paradójica mente e indirectamente, al propio Mike. Muerto este… ¿irán a por Saul? ¿Recurrirá Saul al famoso tipo que hacía desaparecer a la gente del episodio 4×11? Ya puestos, ¿el inicio del 5×01 significa que es Heisenberg quién ha recurrido a dicho sujeto? Y volviendo a Todd, ¿será su oportunidad para demostrar sus contactos en la cárcel para cargarse a los nueve de Gus? ¿Acabará el orgullo y el ego de Heisenberg con alguien más en el final de la primera parte de la quinta temporada?, ¿Quedarán sentadas las bases para un Heisenberg vs Jesse vs Hank vs D.E.A.? Y Skyler… ¿sobrevivirá? El lunes siguiente veremos todo y solo queda esperar que no acabe en un cliffhanger tan climático como el espectacular 3×13, la espera se nos haría insoportable.

Twitter del autor de la crítica: @jlamotta23

Promo del próximo capitulo, Gliding Over All

About jlamotta23

Mi Amor.SevillaFC.Cine.Series.He escrito1WesternNoirRoadMovie.Bob Dylan,Bowie.Jim Thompson.Escribo sobre cine.The Wire,Kubrick,TheSopranos,Scorsese,Breaking Bad

Check Also

Netflix se asoma de cerca a la industria del cine

La plataforma de streaming Netflix, cuyo éxito a nivel mundial es rotundo, comenzó a dirigir …

5 comments

  1. Muy buena review, con diferente estilo a las de todoseries, y en el mismo dia, como deve ser.

  2. Buenísima review, vine sin esperar nada… y wow. Genial 🙂

  3. Convertir al protagonista de la serie en el gran villano de la temporada es una decisión muy arriesgada, y Gilligan y su equipo lo están llevando de maravilla. Muy muy buena crítica, enhorabuena.

  4. Chapeau (no sólo por la crítica, sino por el análisis).

  5. «El lunes siguiente veremos todo »
    Te equivocas, el lunes no acaba la serie. Se despiden hasta 2013 que será cuando emitan los 8 capítulos restantes. Será en esos 8 capítulos donde se vaya perfilando la trama final, no en el capítulo del lunes 😉
    Buen artículo, btw…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies