Reseña: ‘Iron Man 3’ (2013)

El descarado y brillante empresario Tony Stark/Iron Man se enfrentará a un enemigo cuyo poder no conoce límites. Cuando Stark comprende que su enemigo ha destruido su universo personal, se embarca en una angustiosa búsqueda para encontrar a los responsables. Este viaje pondrá a prueba su entereza una y otra vez. Acorralado, Stark tendrá que sobrevivir por sus propios medios, confiando en su ingenio y su instinto para proteger a las personas que quiere.

Iron_Man_3-972235216-large

Ficha Técnica

Título: Iron Man 3

Título Original: Iron Man 3

Director: Shane Black

Guion: Drew Pearce, Shane Black

Musica: Bryan Tyler

Fotografia: John Toll

Productora: Marvel Studios / Walt Disney Pictures

Año/País: 2013 / Estados Unidos

Duración: 130 min.

Género: Fantástico. Acción | Superhéroes. Cómic. Marvel Comics. Secuela. 3-D

Reparto: Robert Downey Jr., Ben Kingsley, Gwyneth Paltrow, Don Cheadle, Guy Pearce, Rebecca Hall, James Badge Dale, Stephanie Szostak, Wang Xueqi

Web oficial: http://marvel.com/

Enlace IMDB: http://www.imdb.com/title/tt1300854/

Puntuación IMDB: 8,2/10

Enlace Sensacine.com: http://www.sensacine.com/peliculas/pelicula-139589/

Puntuacion Sensacine.com: 3,5/5

Crítica

Tras una segunda parte donde el nivel respecto al debut de Iron Man había bajado notablemente, centrandose más en la acción y los fuegos artificiales que en la historia y el personaje, tenía bastantes dudas sobre como podrían seguir adelante con esta franquicia, la más longeva por ahora de todas las que atañen a Los Vengadores (con el perdon de Spider-Man, aunque ya sabemos los problemas que existen con las licencias de personajes). Sin embargo, precisamente tras el estreno de ‘Los Vengadores’, cualquier tipo de reticencia que pudiera tener sobre esta saga se disiparon, deseando ver cuanto antes una nueva entrega de la saga Iron Man, y el resultado no ha podido ser mejor.

A pesar de que soy consciente de que estamos ante una película con algunas lagunas en el guión bastante evidentes, lo cierto es que en su conjunto, y viéndola en perspectiva, la cosa funciona perfectamente.

En esta ocasión, a pesar de contar con diversos villanos como El Mandarin, ColdBlood o Aldrich Killian, lo cierto es que la sensación que he tenido durante todo el visionado de la película era que el mayor enemigo de Iron Man en esta entrega era precisamente Tony Stark, quien parece no haber superado lo que ocurrió en Nueva York (película ‘Los Vengadores’) y le persigue incluso en sueños, produciendole incluso ataques de ansiedad, algo un poco extraño para alguien tan sumamente narcisista como Tony Stark.

Iron_Man_3_screenshot_620x380

Es tremendamente interesante ver como un superheroe de la talla de Tony Stark toca fondo y debe reinventarse a si mismo. En esta ocasión no tiene posibilidad de llamar a Nick Fury, Thor o El Capitan America para que le ayuden, por lo que deberá mostrar todo su ingenio para salir de las dificiles situaciones en la que sus rivales (y tambien sus obsesiones) le ponen.

A nivel visual, el salto cualitativo ha sido absolutamente brutal respecto a la segunda entrega, y buena culpa de ello la tiene el tremendo exito de ‘Los Vengadores’, puesto que de no ser por la recaudación de dicha película, Shane Black no habría podido ver el presupuesto aumentado de 130 a 200 millones de dolares.

Y hablando de Shane Black, el nuevo director (y guionista) de la saga y que viene a reemplazar a un Jon Favreu que sinceramente, no es santo de mi devoción tras las cámaras, y que en el caso de Iron Man prefiero verle interpretar al siempre divertido Happy Hogan. Shane Black no ha tenido mucho recorrido tras las cámaras, pero pienso que el tremendo éxito que va a suponer esta película sera justo el salto que necesita. Como guionista esta claro que cualquiera que lo conozca un poco sabrá de lo que es posible, deleitándonos con thrillers policiales de la talla de ‘Arma Letal’ o ‘El Último Boy Scout’.

Tony Stark, como ya he comentado anteriormente esta en esta ocasión mucho más trabajado que lo que vimos en la anterior película, alcanzando el gran nivel que pudimos ver en el inicio de la saga. En aquella ocasión vimos como se creaba su propio alter ego (Iron Man) mientras que en esta ocasión presenciamos como lo reinventa completamente.

En esta ocasión Pepper Potts tiene un papel más participativo que en otras entregas. Siempre me ha parecido un personaje bastante aprovechable, y ya era hora de verla en situaciones diferentes y no relegada a ser siempre la típica damisela en apuros.

El triangulo amoroso que se forma en esta ocasión no lo completa ningún personaje femenino o masculino, si no la incesante obsesión de Tony Stark por la tecnología y los distintos trajes de Iron Man en los que no para de trabajar constantemente, sin importarle absolutamente nada su propia salud, aunque esto último es algo que llevamos viendo desde el inicio de la saga.

La mayor decepción en este apartado corre de parte de Ben Kingsley, y no por su interpretación, puesto que hace perfectamente lo que le pide el guión. Más bien la decepción es por el desarrollo del personaje de El Mandarín que hacen. No he leido demasiados cómics de Marvel, pero si que me informe sobre El Mandarín cuando surgieron los rumores de que podría convertirse en el villano de esta película, y aunque en apariencia puede parecer una adaptación bastante buena, al final no resulta serlo tanto y es tremendamente decepcionante.

Eso si, hay que matizar que aunque el desarrollo del personaje de El Mandarín me parece decepcionante, si que es cierto que su historia en el contexto de la película es bastante coherente con lo que se cuenta. Es decir, si no sabemos nada sobre los cómics de Marvel, nos va a parecer totalmente aceptable y estaremos satisfechos, pero si en cambio conocemos algo del personaje, a pesar de que estéticamente me ha parecido muy similar, en la personalidad no se le parece realmente en nada.

En cuanto a Aldrich Killian, es un enemigo bastante trabajado, y junto a El Mandarín forma un duo bastante bueno (diría más para explicarlo, pero no voy a contar spoilers). Me ha gustado la elección de Guy Pierce como antagonista, bastante carismatico desde el inicio de la película hasta el final, dando un cambio tremendo.

ben-kingsley-mandarin-iron-man-3

El resto de enemigos, como ColdBlood (James Badge Dale) y los demás soldados en los que usan Extremis cumplen correctamente su cometido y nos dejan muy buenas escenas de acción, especialmente la de la casa de Tony Stark, o la del puerto.

En definitiva, estamos ante una saga que cada vez va a más, a pesar de los altibajos de la segunda entrega, y que ha sabido retroalimentarse perfectamente del éxito de ‘Los Vengadores’, y porque no decirlo, del Batman de Cristopher Nolan (y me refiero al estilo, porque lógicamente no son comparables). Lo fácil habría sido crear una nueva entrega llena de efectos especiales y descuidando el argumento, y sin embargo logran una perfecta armonía entre las dos, haciendo cine comercial sin duda alguna, pero del que merece la pena ver.

Sin más, y tras disfrutar enormemente de esta tercera entrega de Iron Man 3 ya estoy deseoso de ver lo próximo de ‘Los Vengadores’, la segunda entrega de Thor. Aunque antes vendrá Lobezno con su ‘Lobezno: Inmortal’ que también forma parte de Marvel, y que ojala algún día se terminen los problemas de licencias y podamos verlo junto al resto de X-Men al lado de Tony Stark, Bruce Banner y compañía. Y ahora que lo recuerdo, no olvidéis que tras los creditos hay una escena final.

Esta crítica se ha hecho en base a un visionado de la película doblada, por lo que apenas puedo hablar del trabajo de los actores. Y todo esto debido a que tanto las distribuidoras como las exhibidoras se niegan a emitir un misero pase en Versión Original fuera de Madrid o Barcelona, lo que hace que tengamos que tragar con doblajes, como en este caso que no hacen más que boicotear actuaciones como la de Robert Downey Jr. quién le da un carisma tremendo a su personaje de Tony Stark, y que en la versión doblada nos encontramos ante un Tony Stark estupido, repelente, sin carisma, sin sarcasmo y sin la autoconfianza que logra darle el actor original a su personaje. Lo de siempre con los doblajes.

About Dehparadox

Adoro el cine (Asiático, Occidental, thrillers, dramas, cine negro, acción, entretenimiento... mientras sea bueno me da igual el genero), adoro las series de TV (aunque odie la TV por lo que es actualmente), adoro los videojuegos, adoro leer... Eternamente peleado con los doblajes, algo con lo que jamas podre llevarme bien.

Check Also

Netflix se asoma de cerca a la industria del cine

La plataforma de streaming Netflix, cuyo éxito a nivel mundial es rotundo, comenzó a dirigir …

One comment

  1. Fernando Iannan

    Buena crítica. Lo único sobre el personaje del Mandarin añadiría que es una decepción buscada por el propio argumento, ya que obviando el verdadero origen del personaje se nos presenta como un genio criminal invisible y el giro de su personaje es muy torpe y hasta descuidado. Incluso hasta el momento de la revelación Guy Pearce había absorbido demasiado protagonismo como para pensar que Ben Kingsley era la gran amenaza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies