Breaking Bad – 5×11: ‘Confessions’

EL ABRAZO CORLEONE QUE HEISENBERG NUNCA QUISO DAR

 

Ficha Técnica

Serie: Breaking Bad
Temporada: 5
Capitulo Nº: 11
Titulo Capitulo: Confessions
Fecha de Emisión: 26/08/2013

Crítica
 
Vince Gilligan ha preparado con mimo y recelo hasta el mínimo detalle de estos últimos ocho episodios para que el final sea una auténtica bomba nuclear. Episodios parsimoniosos donde los personajes crecen interiormente pero cuyas consecuencias exteriores no se mostraban del todo, con el objetivo de mantener una cierta tensión dramática, un suspense hitchconiano, incógnitas con las que jugar. Como si de un robo a un banco planeado al milímetro se tratara, cada guión de los nuevos episodios exploraba a un personaje casi por separado, mostrándonos en cada caso los efectos de las actuaciones de Heisenberg en su entorno y en ellos mismos. El primer capítulo de esta nueva tanda estuvo dedicado a Hank y su descubrimiento producido en el 5×08:Gliding Over All. El segundo a Skyler y su nuevo rol casi como cabeza de familia, como hercúleo bastón donde su marido puede apoyarse en momentos de debilidad. Y en este tercero, Confessions, por fin le llega el turno al aletargado Jesse, después de demasiado tiempo en el dique seco de la historia. Entre todos ellos, Walt ha sabido mantenerse entre un primer y segundo plano, consciente de que su protagonismo está presente en cada acción de la gente que le rodea. No le queda mucho más que hacer, salvo defenderse de todas las amenazas que le llueven (y lloverán), que no es poco. Una vez que ya sabemos como piensan, como sienten, cuales son los objetivos de los personajes principales, la bomba definitiva de Breaking Bad está lista para hacernos saltar por los aires. Y eso que el nuevo episodio comienza con lo que, a todas luces, parece una subtrama de despiste respecto a la principal. Todd y su banda de mafiosos nazis, una vez eliminado Declan, pretenden hacerse con el negocio de la metanfetamina en Nuevo México ante la falta total de competencia. En este caso veo dos opciones claras:que supongan una amenaza para Walt y su familia o simplemente sea un ejemplo de como el bucle del imperio de la droga es infinito. A favor de la primera teoría está el hecho de que Todd es un asesino frío y calculador, rodeado de delincuentes de eficacia probada (como vimos en 5×08:Gliding Over All). En la conversación en la cafetería, Todd les explica con todo lujo de detalles el asalto y robo al tren acontecido en el 5×05:Dead Freight, salvo por un pequeño olvido:ni rastro del chaval asesinado en la motocicleta. Para una mente enferma como la de Todd, que minutos después de descuartizar y enterrar a un niño se pone a jugar con la araña de este, no es un detalle destacable. Una refinada y sutil manera de mostrar a un psicópata sin ejercer ningún acto violento. Como también es sutil la referencia a Hooper (Hal Needham, 1978), cuya sinopsis (Un famoso especialista de cine ve como envejece cada día más. Su salud se resiente y la competencia de los más jóvenes supone un peligro. Un director, confiando mucho en su valía, le pide unos números cada vez más peligrosos) suena demasiado parecida a nuestra historia. Por último, y siguiéndole el juego a la famosa teoría de que Walt se apropia de habilidades, particularidades o gustos de la gente a la que asesina (http://7boom.mx/cine-tv/breaking-bad-7-teorias-acerca-del-final), Todd aparece con una chaqueta idéntica a la que Walt porta en el flashforward del 5×01:Live Free or Die. Por lo tanto, en lugar de Jesse (que es lo que se temía al ver dicha vestimenta), podría ser Todd el que ya estuviera bajo tierra o en un barril para entonces. Sin embargo, conociendo las pistas falsas que Gilligan suele poner en el camino, no hay que descartar que la inclusión de Todd y sus amigos sea una forma de decirnos que el imperio de la droga nunca descansa, que la oscura ambición del ser humano por el dinero no se detiene, en una suerte de The Treasure of the Sierra Madre (John Huston, 1948). Don Eladio, el Cartel, Gus Fring, Heisenberg, Declan, Lydia, Todd…siempre va a haber alguien interesado en el oro, aunque todas estas historias suelan terminar con muerte para el codicioso. Un bucle sin fin.
 
dinner
 
En fuera de juego. Así es como se ha quedado Hank después del frustrado interrogatorio a Jesse. Una escena que prometía ser histórica, finálmente ha servido para cerrar más caminos al jefe de la D.E.A. y para que Jesse haya sido reclamado de urgencia ante Walt en el desierto. Una vez más, la estrategia de Hank de hacerse la víctima y el estafado ante Jesse no ha funcionado, como tampoco lo hizo con Skyler o el propio Walt. Y esto es porque no es la naturaleza real de este personaje. No sabe actuar, no sabe fingir, siempre va de cara para bien o para mal. Seguramente sea el personaje más opuesto a Water White y, quizá precisamente por ese motivo, uno de los que peor afronta el dolor y la frustración. Desde luego, en este episodio recibe un par de golpes difíciles de encajar. Por si fuera poco haber descubierto que su propio cuñado es el temido Heisenberg, se encuentra solo (bueno, con Marie) con la verdad y sin atreverse a dar el paso de denunciarlo ante la D.E.A. Sin apoyos más allá de Marie, se ha quedado sin posibles testigos (Skyler, Jesse…Ted?), además de recibir una nueva amenaza de Walt (aprobada por Skyler…). A mi modo de ver, Hank es uno de los personajes con los que más se ha cebado Gilligan y cía, dándole un nuevo significado a la palabra crueldad. Para la posteridad quedará ya la escena en la Taquería, muy similar en su tonalidad a la cena entre Skyler, Walt y Jesse en 5×06:Buyout, donde la angustia y el humor seco se dan la mano para reflejar lo que es estar totalmente muerto por dentro, aunque el mundo siga girando como si nada. En dicha escena nos queda claro que el punto de no retorno en el que Marie y Hank se encuentran respecto a Walt (y ojo con Skyler…) es definitivo. No hay vuelta atrás ni salvación para la familia, aunque ahora el matrimonio fuera de la ley quiera recurrir a la salud mental de Walter Junior para evitar el problema. Marie propone que Walt se suicide y Hank que se entregue. Cada una peor opción que la anterior pero no menos que la no nombrada:luchar hasta que uno de los dos bandos caiga. En el colmo del cinismo, Walt es capaz de cuestionar la idoneidad de su detención pintando a su cuñado como un desaprensivo, omitiendo completamente sus crímenes y fechorías cometidas. Es un personaje que ha admitido como ciertas no ya sus propias calumnias, sino que se rige por una escala de valores deforme y distorsionada tan asimilada, que no se cuestiona a si mismo ni por un segundo. De hecho, la propia serie se ha encargado de discutir este comportamiento argumentando la falta de hombría que esto conlleva (solo falta que cataloguen la serie de homófoba, ademas de machista). Lo hizo Gus Fring en 3×05:Más con su ya mítico:»Un hombre provee a su familia». Y lo vuelve a hacer Hank en este episodio:»Sé un hombre y asume lo que has hecho». Es decir, que en los pensamientos de los responsables del show radica la idea de que Walt no es un auténtico hombre por el procedimiento utilizado en sus actos, o bien que necesita que se le recuerde de vez en cuando su papel en la manada. De esta forma, es posible ver con otros ojos la escena donde Walt se maquilla sus heridas para ocultárselas a Walter Junior. Aún convaleciente del gran esfuerzo de la noche anterior donde Skyler le animó a seguir en su cruzada hacia delante, Mr. White realiza una acción de mujer maltratada por su pareja, frágil, donde el fingimiento y la ocultación es su mejor arma. De hecho, es de nuevo mintiendo sobre su cáncer como consigue que Walter Junior no acuda a casa de Marie (aunque el sonido del cortacésped de fondo nos recuerde el flastforward con su vecina Carol y, por tanto, las consecuencias negativas de sus engaños).
 
Breaking_Bad_Confessions
 
Gilligan comentó hace unos meses que buscaría la manera de conectar el desgarrador monólogo hacia cámara de Walter White con el que arranca la serie (1×01:Pilot) con el apoteósico desenlace. Y así ha sido. En su día, esa grabación del ex-profesor de química evidenciaba la patente humanidad que desprendían sus ojos, la calidez y las amorosas palabras dedicadas a su familia, su deseo de que su nombre se mantuviese alejado de cualquier acto criminal por miedo a las represalias que pudiera sufrir su gente. Eso ha desaparecido. En la «confesión» que ejecuta ante cámara no queda ni rastro de sus antiguas motivaciones, solo una astuta red de sucias mentiras con la finalidad de librarse de la cárcel, aunque le cueste la vida a sus propios cuñados. Aún así, he de confesar que fue un gozo oír y contemplar la historia que Walt tenía preparada para Hank en caso de morir antes de tiempo. Los escalofríos y la risa nerviosa que producen dicha narración vienen motivados por la credibilidad de la misma. No es una amenaza al viento, sino que está apoyada en hechos y personajes concretos, reales, implicados en la trama delictiva. Así, Walt se presenta como una víctima del cáncer inocente que fue explotado por su avaro cuñado y su socio Gus Fring, al que más adelante liquidó para no compartir ganancias. Su ascenso en la D.E.A., los 177000 dólares de su tratamiento, Héctor Salamanca, el secuestro de sus hijos durante tres meses…todo parece y es asombrosamente real. Y lo peor de todo es que Skyler, la cabeza lógica de los dos, la conciencia, ha estado de acuerdo en amenazar a su hermana y marido de esta manera tan despreciable. Un cambio radical en el personaje. Como siempre en la serie, elementos antiguos que vuelven a cobrar nuevo significado y valor aparecen una y otra vez, haciendo de Breaking Bad un espectáculo basado en la retroalimentación endémica. Como ejemplos, el propio tratamiento de Hank, los personajes de Héctor, Gus y Mike, el ricino, las habilidades de sustracción de Huell, el hombre de las nuevas identidades de Saul. Incluso un hecho tan reciente como el asesinato del chaval de la bicicleta se nos es recordado mediante una araña en el desierto, seguramente para rememorar la última vez que Walt y Jesse estuvieron en el desierto (y que no fue precisamente para hacer turismo…). Como curiosidad, una nueva referencia (y van…) al ídolo Sergio Leone. En esta ocasión, un cuadro en la casa de Hank nos recuerda a Il buono, il brutto, il cattivo (Sergio Leone, 1966), que extrapolados a Breaking Bad serían Jesse, Hank y Heisenberg. Y no creo que haga falta recordar como acabó la obra maestra del Spaguetti Western. Este duelo a tres bandas es ahora más factible gracias a la resurrección de Jesse. Un despertar que llevábamos pidiendo los fans desde hace varios episodios y que se ha producido de golpe, a lo grande, sin transición alguna. Después de Hank, ahora es Jesse el que se quita la venda de los ojos y desenmascara a Walt, aunque haya tenido que pagar un desmesurado precio en el camino.
 
ustv_breaking-bad_confessions.png
 
Las manipulaciones de Heisenberg y sus secuelas han sido los mejores elementos activos de guión que ha podido encontrar Gilligan. Cada mentira tenía su efecto inmediato en la trama, significaba una vuelta de tuerca más en el propio personaje o, incluso, modificaba significativamente el modo de proceder del resto de los mismos. Como último recurso, se guardaba en el baúl de los posibles desatascadores narrativos para el futuro, como así ha terminado siendo con el ricino y Brock. En su día fue Jane, posteriormente Brock y el último Mike. Los secretos de Mr. White a su ex-alumno Pinkman se han ido amontonando como muebles viejos en un garaje, listos para ser usados en cualquier momento y situación. el 66,6% de ellos han salido a la luz, de una u otra forma. Solo la muerte de Jane permanece como as en la manga de los guionistas, aunque posiblemente su concurso no haga falta, pues el cariño de Jesse hacia Brock y Mike es suficientemente fuerte como para querer acabar con la vida de Walt sin necesidad de más estimulantes del pasado. Todos sabíamos que, más pronto que tarde, el envenenamiento de Brock que en su día salvó la vida de ambos, representaría en el futuro su destrucción absoluta. El qué y el porqué estaban claros, solo faltaba por saber el cómo y el dónde. Y, como no podía ser de otra forma, Huell ha sido el causante de la furia de Jesse, aunque realmente la metedura de pata sea de Saul y su exceso de celo. La novedosa atracción de Huell por el dinero de Walt en el capítulo anterior no fue más que una maniobra de distracción que daba a entender que Huell podría enemistar a Jesse y Walt confesando el intento de asesinato de Brock para quedarse con la pasta del desierto. Nada más lejos. El karma, esa ley cósmica de retribución, de causa y efecto (en la que cree Jesse, por supuesto), ha puesto la cabeza de Walt en la bandeja de Jesse en el último segundo, justo antes de aceptar el cambio de identidad que el socio de Saul le proporcionaba (y que, con casi toda seguridad, acabará usando Walt y ya veremos si su familia). Es la hora de Jesse. Es tiempo de cobrarse su merecida venganza ante el diablo Heisenberg. De redimirse ante los cadáveres que no le dejan seguir adelante con su vida. De limpiar su conciencia de una vez por todas, acabando con el origen de sus desgracias. Jesse pasa de zombie a desquiciado en un suspiro, dejándonos en el trayecto una escena para el recuerdo. El pobre Saul (porque he de admitir que me dio mucha lástima verlo así, a pesar de todo) mendigando por su vida, cubierto en su propia sangre, mientras Jesse consigue que delate a Walt y se piensa si acabar con su vida. Otro punto de no retorno, por cierto, el que se produce entre Saul y Jesse. El joven adicto ha perdido la cabeza, y en su afán de venganza, rocía la casa de los White con gasolina, en lo que parece ser la semilla del flashforward del 5×09:Blood Money. Es entonces cuando me pregunto, ¿Dónde están Walter Junior y Holly? ¿Dentro o fuera de la casa? ¿Será la muerte de alguno de los dos a manos de Jesse una cruel jugada del propio karma contra él, qué siempre ha sido tan sentimental con los niños? Antes de finalizar vale la pena detenerse en otra de las grandes escenas del episodio, un clásico instantáneo. Ese abrazo en el desierto entre Heisenberg y Jesse tiene pinta de ser la última vez que veremos a ambos protagonistas juntos sin querer aniquilarse (lo que no deja de ser triste y que se le escapen lagrimillas a uno por ello). Para ellos ya ha llegado el final, solo puede quedar uno. Y es que es descorazonador comparar este abrazo con el que vimos en 2×13:ABQ después de la muerte de Jane. Igual que ocurría con el monólogo a cámara del piloto, Walt abrazaba a Jesse sinceramente, hundido en su dolor y agonía, sintiendo profundamente la pena de su amigo (hijo más bien…), a pesar de ser él mismo el causante de todo ello. Como también es interesante comprobar como persisten las semejanzas con la saga The Godfather (Francis Ford Coppola, 1972-1974-1990), más allá del evidente parecido entre Michael Corleone y Walter White/Heisenberg. Ya el desenlace de 5×09:Blood Money evocaba al famoso:»Sé que fuiste tú, Fredo, me rompiste el corazón», que Michael le espeta a Fredo. Siendo en Breaking Bad:»Eras tú todo el tiempo. Heisenberg! Heisenberg!», palabras de Hank dirigidas a su cuñado Walt. La traición entre familias es la base de ambas producciones. En este Confessions, Walt abraza a Jesse después de que este le escupa a la cara que sabe que es el autor de la muerte de Mike, dejándole claro que conoce sus intenciones de acabar con él en caso de que no cumpla con sus órdenes. Ya sabemos todos lo que significó aquel abrazo entre un gélido Michael y un lacrimoso Fredo. La mayor traición entre hermanos de la historia del cine. Estoy convencido de que acabamos de presenciar la mayor traición de un «padre» a un «hijo» en la historia de la televisión.
 
PD:Anna Gunn declaró hace semanas que en el siguiente episodio, 5×12:Rabid Dog, diríamos adiós a uno de los protagonistas. La propia Skyler? Jesse? Hank? Marie? Walt Junior? Saul? Hagan sus apuestas. La mía es que ninguna muerte produciría más movimiento que la de Marie. Y el personaje más atascado de la historia ahora mismo es Hank…

 

Promo del próximo capitulo

About jlamotta23

Mi Amor.SevillaFC.Cine.Series.He escrito1WesternNoirRoadMovie.Bob Dylan,Bowie.Jim Thompson.Escribo sobre cine.The Wire,Kubrick,TheSopranos,Scorsese,Breaking Bad

Check Also

Netflix se asoma de cerca a la industria del cine

La plataforma de streaming Netflix, cuyo éxito a nivel mundial es rotundo, comenzó a dirigir …

One comment

  1. Vaya mierda de postdata. No sólo metes un spoiler con toda la puta cara sin avisar si no que encima el spoiler es mentira. Manda huevos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies