Reseña: ‘Sombras Tenebrosas’ (2012)

Tim Burton se apunta a la maxima de Spielberg en su nueva película.

Ficha Técnica

Título: Sombras tenebrosas
Título Original: Dark Shadows
Director: Tim Burton
Guion: Seth Grahame-Smith
Musica: Danny Elfman
Fotografia: Bruno Delbonnel
Productora: Dan Curtis Productions / GK Films / Infinitum Nihil Production / Warner Bros. Pictures
Año/País: 2012 / Estados Unidos
Duración: 113 min.
Género: Comedia. Terror. Fantástico | Comedia de terror. Vampiros. Años 70
Reparto: Johnny Depp, Michelle Pfeiffer, Helena Bonham Carter, Eva Green, Jackie Earle Haley, Jonny Lee Miller, Chloë Grace Moretz, Bella Heathcote, Gulliver McGrath, Christopher Lee, Ray Shirley, Alice Cooper
Web oficial: http://darkshadowsmovie.warnerbros.com/
Enlace IMDB: http://www.imdb.com/title/tt1077368/
Puntuación IMDB: 7,0/10 943 Votos
Enlace Sensacine.com: http://www.sensacine.com/peliculas/pelicula-130298/
Puntuacion Sensacine.com: 1,5/5

Sinopsis

En 1752, los Collins y su hijo Barnabas zarpan de Liverpool con destino a América para librarse de la misteriosa maldición que pesa sobre su familia. Con el paso de los años, Barnabas (Johnny Depp), un playboy impenitente, se convierte en un hombre rico y poderoso que comete el error de romperle el corazón a Angelique Bouchard (Eva Green). Pero ella, que es una bruja, lo condena a un destino peor que la muerte: lo convierte en vampiro y lo entierra vivo. Dos siglos después, en 1972, Barnabas consigue salir de su tumba y se encuentra con un mundo irreconocible. Adaptación de la serie de televisión creada por Dan Curtis en 1966, que tuvo un remake en 1991. (FILMAFFINITY)

Crítica

Steven Spielberg, buen conocedor de este negocio, siempre ha mantenido la siguiente afirmación: «Dale al público cinco minutos geniales al principio, cinco minutos maravillosos al final…y olvidarán qué hubo en el medio». Es decir, basar la experiencia cinematográfica en sensaciones y manipulaciones mentales al espectador. Es raro que esto lo diga Spielberg (básicamente porque sus películas suelen tener un gran desarrollo y una estructura ejemplar) y no Michael Bay, de todas formas. Tim Burton, que venía de ser masacrado por la crítica pero arrasar en taquilla con Alicia, parece haber seguido las directrices del director de El Diablo sobre ruedas en su labor de adaptar la serie de culto Dark Shadows, una soap opera de finales de los sesenta que mezclaba los viajes en el tiempo con referencias al cine de terror e incluía brujas, hombres lobo y demás parafernalia gótica. Parecía cuestión de tiempo que el autor de Frankenweenie (por cierto, su próximo proyecto pero en versión cinematográfica) pusiera sus nostálgicas manos encima. Y lo hace con una mezcla de géneros interesante: comedia, terror, fantasía, Sci-Fi…pero que no termina de cuajar del todo por una falta total de tensión y nulas pretensiones, lo que no es un error pero lógicamente merma su resultado.

Decía antes que la película cuenta con un inicio y un final memorables, de una belleza plástica y romanticismo siniestro que nos recuerda inevitablemente a Eduardo Manostijeras, Ed Wood o La Novia Cadáver. Posee ese halo mágico de los clásicos de Burton tan característico del inocente Sci-Fi de los 50 y de las producciones de terror de la Hammer. Pero lamentablemente el resto tiene más que ver con Alicia en el país de las maravillas o su fallida versión de El Planeta de los simios. Dark Shadows es mejor que ambas cinematográficamente hablando pero las tres comparten esa dejadez formal y esa sensación de que no se pone toda la carne en el asador. El film se divide en tres actos muy bien diferenciados. En el primero se nos presenta un mundo nuevo y es un acierto que lo descubramos al mismo tiempo que su protagonista, ya que facilita la empatía con el mismo (aunque con Johnny Deep al frente eso nunca es un problema). Aquí abundan los toques de comedia (algo simples en su mayoría pero efectivos) y se nos presenta la típica familia disfuncional made in Spielberg (o de la mayoría del repetitivo cine indie actual) con unos personajes estereotipados y demasiado definidos/encorsetados. Afortunadamente, el reparto está a la altura y no es un problema, ya que sabemos que son mera comparsa para hacer avanzar las dos tramas principales que se nos presentan. ¿Podría Burton haber dado más cancha a personajes interesantes como el de Bonham Carter o Jonny Lee Miller? Podría, pero en una visión de conjunto no son estrictamente necesarios para que la historia tome forma. Otra cosa es el personaje de Michelle Pfeiffer, que devora la pantalla en cada aparición. Ese si era un personaje para explotarlo sobre todo por la magnética y divertida actuación de la ex-Cat Woman, con cierto parecido a la Katey Seagal de Sons of Anarchy. Lamentablemente, desde el principio del segundo acto casi desaparece, y se lleva el alma del film con ella. No nos engañemos, Deep soporta perfectamente el peso pero es bien sabido que un buen secundario salva muchas películas. La estrella de Piratas del Caribe vuelve a desempolvar a su Jack Sparrow (una vez más) aunque aquí más reposado de lo habitual, teniendo en cuenta que interpreta a un vampiro. Por cierto, contar con Jackie Earle Haley y darle ese papel debería estar penado.

La segunda parte del film se pierde en desarrollar la rivalidad Deep/Green, lo que debería ser épico, ya que ella es la causante de los males del vampiro. Sin embargo, aquí todo es descafeinado y las culpas son de un guión facilón y poco innovador que no encuentra mejora en la dirección complaciente de Burton. La resolución está a la altura del fantástico prólogo, lo que a mi particularmente me dejó mal sabor de boca (el efecto contrario a lo que hablábamos al principio) ya que si hay talento para acabar la historia de tal forma, ¿Cómo se permite la película contar con 45 minutos aproximadamente de relleno con situaciones de sitcom mediocre? En fin, seguramente al director de Mars Attack le apetecía rodar algo relajado que fuese puro entretenimiento sin más y, si ese era su objetivo, desde luego conseguido. Pero dudo mucho que ese sea el nivel mínimo exigible para alguien como él. La selección musical, con temas de T-Rex, The Moody Blues o Alice Cooper (este con aparición incluida) entre otros, es inmejorable pero a la hora de mezclar música e imágenes se echa en falta el talento de un Scorsese o un Tarantino, ya que da la impresión de que algunas no pegan con la imagen o no están sincronizadas emocionalmente con el estado de animo del momento. Hablando de música, Danny Elfman compone una de sus mejores bandas sonoras, lo que no es fácil con la gran carrera que atesora, y dota de vida y sentido a situaciones empequeñecidas o desaprovechadas por el mal hacer de guionista y director. La fotografía y el diseño de producción, como siempre (salvo en Alicia) están cuidadas al detalle. No quiero dejar pasar el patético tráiler. ¿De verdad hacía falta poner tropecientas canciones en dos minutos y situaciones cómicas mal cortadas para atraer a la gente al cine? ¿Por qué no han hecho un montaje con los momentos más Burtonianos del film para el tráiler? Incluye final descarado para posible secuela.

Nota: 6/10

About jlamotta23

Mi Amor.SevillaFC.Cine.Series.He escrito1WesternNoirRoadMovie.Bob Dylan,Bowie.Jim Thompson.Escribo sobre cine.The Wire,Kubrick,TheSopranos,Scorsese,Breaking Bad

Check Also

Netflix se asoma de cerca a la industria del cine

La plataforma de streaming Netflix, cuyo éxito a nivel mundial es rotundo, comenzó a dirigir …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies