Home / Zona de Series / Luther / Luther – 3×03

Luther – 3×03

En lo que parece un crimen entre bandas, dos encapuchados son disparados a quemarropa. Pero un crimen sin aparente conexión hace que Luther ate cabos y encuentre la respuesta a lo que ha ocurrido.

Luther - 3x03

Ficha Técnica

Serie: Luther

Temporada: 3

Capitulo Nº: 3

Fecha de Emisión: 17/07/2013

Ficha en Dehparadox.es: Luther en Dehparadox

Ficha en Sensacine: Luther en SENSACINE

Luther - 3x03

Crítica

La televisión británica acostumbra a parir series con pocos episodios y temporadas cortas, lo que hace que la escritura de sus producciones sea considerablemente diferente al del resto de propuestas de otros países (sobre todo de Estados Unidos). No es lo mismo construir un arco narrativo para desarrollar una historia en trece episodios que en cuatro o seis. House of Cards, Little Britain, Extras, The Office, Blackadder, Hotel Fawlty, Life On Mars, Ashes to Ashes, Mad Dogs…son ejemplos de series británicas cuyos capítulos oscilan entre los treinta y los sesenta minutos, y cuya media por temporada son seis. Aunque también existen excepciones como la longeva Doctor Who, Skins o Shameless. Neil Cross no solo sigue a rajatabla el modelo británico sino que además divide sus cuatro episodios prácticamente en dos (dos y dos), con tramas bien distintas. Por lo tanto, se puede entender este 3×03 como el inicio de una nueva historia, a pesar de que mantenga reminiscencias de los dos episodios anteriores y realmente solo haya un personaje inédito. Recordemos que se cerró la trama de asesinatos terroríficos con un final feliz pero, a su vez, las relaciones entre los personajes principales quedaban algo tocadas y en un estado de cambio. Justin, Mary, Erin, Stark, el propio Luther, etc. En esta ocasión, a falta de asesinos brillantes y retorcidos, Cross ha decidido enfrentar a Luther contra una representación física de él mismo. Para ser exactos, de él mismo al comienzo de la serie, cuando su tristeza no tenía cura y personificaba un auténtico castigo sin piedad contra la escoria de la sociedad. Aquí se nos presenta a Tom Marwood, un justiciero callejero cuya vida anterior ha sido devastada por los desechos de la sociedad que mataron a su mujer, transformando su vida corriente y apacible en un auténtico tormento sin fin. Desde ese momento, su visión de la justicia se distorsiona, creándose un personaje, una especie de Súperhombre, cuyo objetivo es dar caza a los criminales que, según él, no han sido debidamente castigados por sus crímenes. Sin importar el medio, se lanza a por sus objetivos con la ferocidad de un león herido, y ganando algunos adeptos por el camino. Es decir, un calco de Luther, solo que fuera de la ley, con todo lo que ello conlleva. Es, por tanto, una nueva forma de reflexionar sobre la impunidad de la policía con respecto al resto de seres humanos, condenados a confiar en el cumplimiento de la ley a pesar de ver como casi a diario, ésta es vilipendiada y deshonrada por individuos que parecen gozar de más derechos que las propias víctimas.

 

En este episodio, el primero que dirige Farren Blackburn (todos los episodios habían sido dirigidos hasta ahora por Sam Miller salvo una tanda de dos que dirigieron Brian Kirk y Stefan Schwartz en la primera temporada), se empieza a atisbar el final de la propia serie debido a una serie de acontecimientos adversos para los protagonistas y, sobre todo, a la imposibilidad del propio Luther para combatir consigo mismo, pues él está atravesando actualmente un momento personal más desahogado y dulce m170133-1374146777 - Luther - 3x03otivado por su relación sentimental con Mary. Esto se ejemplifica en una escena sin aparente trascendencia donde John invita a Justin a pasar a su apartamento con el único fin de que éste conozca a Mary. Es decir, por primera vez en mucho tiempo, Luther posee algo de lo que sentirse orgulloso, algo por lo que vale la pena presumir ante el resto y algo puro y humano de lo que nadie podrá sospechar jamás. Mary está cambiando a Luther, aunque todavía está por ver que esto sea beneficioso para desempeñar sin reparos su trabajo. Obviamente me refiero a la intrusión en su vida sentimental de George Stark y Erin Gray, aún empeñados en hundir la carrera del ex-Stringer Bell. Sabedores de que compitiendo mano a mano con él, llevan las de perder, optan por la jugada sucia de intoxicar lo único que le pueden arrebatar de su vida. Y, de momento, han conseguido una victoria parcial. Volviendo a Marwood, su tratamiento es bastante arquetípico, no es un personaje realmente original ni que vaya a revolucionar el concepto de villano de thriller, pero tampoco es el objetivo de Cross. Su meta es enfrentar a dos suicidas cuyo leitmotiv es la rabia y el odio camuflados en una imperante necesidad de rectitud, todo ello originado por la perdida del ser amado a manos de un depravado sin justificación alguna. La maldad engendra maldad. Solo que Luther ha cambiado desde entonces a marchas forzadas, centrándose radicalmente en su trabajo. Este tipo de roles han dado mucho juego en el cine, basando su éxito en la supuesta complicidad que generan en el espectador. The Mechanic (Michael Winner, 1972), Taxi Driver (Martin Scorsese, 1976), Death Wish (Michael Winner, 1974), Kill Bill (Quentin Tarantino, 2003), True Grit (Henry Hathaway, 1969) o La Mariee était en Noir (François Truffaut, 1967) son buenos ejemplos de ello. Cross ha comprendido perfectamente que muchos de estos vengadores anónimos necesitan atraer la atención del público, pues son conscientes de que sus acciones serán fácilmente aprobadas y admiradas, y más de un agente de la ley sucumbirá también al encanto del ojo por ojo (tantas veces ejercida por ellos mismos). Es por ello que se antoja imprescindible el uso de internet y las nuevas tecnologías para llegar a la gente, para hacer partícipe al público de sus acciones, para que sus decisiones y pensamientos cuenten tanto como lo hacen en los reality shows de la televisión. En cierta forma, es lo más cerca que la sociedad va a estar de cambiar las cosas o de participar en ellas y, a nivel particular, lo más parecido a emitir un juicio de valor que se tenga en consideración. La sociedad es juez, jurado y verdugo, y poco importa que el germen de este cambio sea provocado por un infeliz asesino. Para la gente, ya ha hecho más por la comunidad que los propios políticos que les deberían representar y velar por sus intereses.

maxresdefault544-640x360 - Luther - 3x03

Internet, las redes sociales, el fenómeno viral, la propaganda televisiva, las encuestas entre anónimos, etc. Así funciona la cultura de masas en el Siglo XXI, donde un asesino (con motivos buenos o malos, con más o menos razón) puede convertirse en héroe con la simple habilidad de la manipulación emocional de la gente, deseosa de convertirse en parte fundamental de la rueda que gira la sociedad. Y es cierto que hay tipos que merecen morir más que cualquiera, ¿Quién no ha sentido alguna vez deseos de tomarse la justicia por su mano y saltarse a las fuerzas del orden en el proceso? Pero, aunque nos cueste, también es entendible el punto de vista de la policía, en este caso Luther y Justin. En un mundo donde el pueblo se mata entre si sin necesidad de juicios, ¿Para qué sirve la policía? En la anarquía no se necesitan agentes, ni jueces, ni leyes. Por lo que un solo antecedente puede ser mortal para el buen desarrollo de la ciudadanía. Es decir, hemos de conformarnos con una policía que no da abasto, una ley lenta y abusiva, y unos políticos corruptos e interesados. Al menos, es mejor que nada, se deduce del mensaje de Cross. Puede que sea el destino, como la aleatoriedad de hechos que arrastran a Justin hacia una muerte aciaga. Justin es testigo del nuevo proyecto de vida de Luther con Mary. También deja en la estacada a George Stark con sus planes de acabar con el propio Luther, del que consigue su perdón simplemente por su honestidad al final de 3×02. Pone en su sitio a Erin Gray, incluso quedando moralmente por encima de ella. Cumple con su trabajo intentando salvarle la vida a un pederasta ahorcado, dejando a un lado sus principios morales. Y, finalmente, se niega a retroceder ante Tom Marwood. Así, Justin está completamente limpio, redimido de sus pecados y encontrando la muerte en un estado de equilibrio y superioridad emocional impensable hace tan solo un par de capítulos. No por previsible deja de ser chocante su desaparición, ya que su personaje ha gozado de relevancia y cierto crecimiento protagonista desde los inicios de la serie. En cambio, el que parece quedarse en un situación límite de nuevo es Luther, con su compañero asesinado por intentar evitar la muerte de un ser despreciable, además de recordar que tuvo la oportunidad de acabar con Marwood anteriormente y no lo consiguió, debido a un estado contemplativo que era inimaginable en una personalidad como la suya. En lugar de tratar el asunto con todas las de la ley, Luther se limita a minimizarlo a un estado inferior ya que, hasta cierto nivel, comprende las motivaciones de Marwood y no se siente capaz éticamente de acabar con él a las primeras de cambio. ¿Quiere esto decir qué la violencia se erradica únicamente con violencia? Puede que no sea completamente cierto, pero desde luego que para tratar con ciertos personajes es mejor estar insensibilizado y dejarse llevar por es bestia que todos tenemos dentro. Un rasgo inherente a la serie desde el principio es el uso casi conductor de la música que, tanto en momentos dramáticos como de suspense, pretende guiar nuestras emociones de forma poco natural, dejando así poco espacio para la percepción individual del espectador. Obviamente, a estas alturas no lo van a cambiar, pero en más de una ocasión he pensado que alguna que otra escena ganaría en contundencia con el único sonido de los personajes y la propia acción del relato. En fin, muchas tramas abiertas para el definitivo adiós de Luther de la televisión (que no del cine, seguramente) y la promesa de cerrarlas todas con el personaje de Alice Morgan como invitada de honor. Esperemos que como parte activa y no pasiva. ¿Conseguirá George Stark liquidar a Luther? ¿Se arrepentirá Erin Gray de sus acciones? ¿Será Alice pieza clave en la resolución del caso Marwood? ¿Encontrarán la felicidad Luther y Mary? ¿Podrá Luther vengar a Justin? Sin jugar a adivino, creo que la primera pregunta es la única con respuesta negativa.

About jlamotta23

Mi Amor.SevillaFC.Cine.Series.He escrito1WesternNoirRoadMovie.Bob Dylan,Bowie.Jim Thompson.Escribo sobre cine.The Wire,Kubrick,TheSopranos,Scorsese,Breaking Bad

Check Also

‘Arrow’: 5×10 – Who Are You?

Preocupado por si Prometheus tiene razón y él es solo un asesino en el fondo, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies