Home / Criticas de Cine / Cine Occidental / [Sitges 2013] Reseña: ‘The Zero Theorem’ (2013)

[Sitges 2013] Reseña: ‘The Zero Theorem’ (2013)

LA CÁRCEL DEL FUTURO QUE NOS IMPIDE VIVIR EL PRESENTE.

Oohen Leth es un excéntrico genio de los ordenadores que vive en un mundo corporativo controlado por una oscura figura llamada “Dirección”. Recluido en el interior de una capilla en ruinas, Oohen trabaja en la solución a un extraño teorema, un proyecto que podría descubrir la verdad sobre su alma y el significado de la existencia (o la falta del mismo) de una vez por todas.

[Sitges 2013] Reseña: 'The Zero Theorem' (2013)

Ficha Técnica

Título original: The Zero Theorem
Año: 2013
Duración: 107 min.
País: Reino Unido
Director: Terry Gilliam
Guión: Pat Rushin
Música: George Fenton
Fotografía: Nicola Pecorini
Reparto: Christoph Waltz, Matt Damon, Tilda Swinton, Mélanie Thierry, David Thewlis, Ben Whishaw, Peter Stormare, Sanjeev Bhaskar
Productora: The Zanuck Company / Zanuck Independent / Mediapro Studios / Voltage Pictures
Género: Ciencia ficción. Drama | Cyberpunk
Web Oficial: https://www.facebook.com/TheZeroTheorem

Crítica

Durante la presentación de The Zero Theorem en el Festival de Sitges, explicaba Terry Gilliam a los allí presentes que esta es su película más modesta en treinta y cinco años. Con la que menos presupuesto ha contado, con un menor tiempo de producción y dando lugar a apostar más por la improvisación tanto actoral como técnica. Por un lado, esto despertaba en él una lógica preocupación, pues la recreación de sus locuras no suelen ser baratas. Pero, por otro, y en una reflexión cargada de sapiencia e inteligencia, confesaba que se quitaba un peso de encima al no disponer de días y más días para retocar su obra. Los artistas, en la búsqueda desesperada de la perfección, restauran, corrigen y pulen sus creaciones hasta el último segundo, nunca satisfechos con el trabajo resultante. Pero, con un tiempo obligado de entrega, Gilliam pudo centrarse mejor en lo que tenía entre manos, sacarle punta a sus temas recurrentes y dar mayor protagonismo a sus intérpretes. El resultado es The Zero Theorem, un ejercicio obsesivo y fascinante a partes iguales, con reminiscencias de muchas de sus anteriores películas. No es difícil imaginar a los personajes del film habitando los mundos de Brazil (1985), Twelve Monkeys (1995) o Tideland (2005), entre otros. Como tampoco es una tarea complicada reconocer los clásicos temas de Gilliam. Vuelve a dar guerra con el significado de la vida, como ya hiciera en, por ejemplo, Monty Python’s The Meaning of Life, co-dirigida junto al también Monty Python, Terry Jones. No es una obra completamente nueva, ni parte de una idea sumamente original, pero Gilliam sabe dotar de vida a sus historias, a pesar de contar con el gran impedimento de su estética fría y cyberpunk. El papel que desempeña el humano en la tierra, ejerciendo de elemento voluntariamente oprimido a cambio de la seguridad y conformismo por no tomar las decisiones importantes, es uno de los ejes sobre los que circula la película. En el mundo que nos muestra el director de The Adventures of Baron Münchausen (1988) nadie tiene el control de su vida, siempre dependiente de un superior o de prisiones mentales creadas para atar en corto a valiosos trabajadores. Ese sería el gran terror de la cinta, el hecho de que no hagan falta prisiones físicas o reales con las que amenazarnos o donde encerrarnos, sino que nuestra propia cabeza, en espera de una vida mejor que le recompense por su mísera existencia, ejerza de barrotes y muros donde mantenerse a salvo. Andar a la caza de nuestra propia identidad y averiguar si somos algo más que neuronas que transportan información a otras neuronas. es otra forma de intentar escudriñar el significado de la vida. ¿Qué significamos como elementos individuales? ¿Qué aporta o resta nuestra existencia al resto de la población? ¿Cuál es nuestro verdadero papel en la sociedad? Gilliam plantea múltiples preguntas pero jamás insulta nuestro intelecto con una única respuesta, pues sabe mejor que nadie que los recovecos de la mente humana nos hacen diferentes y que las soluciones absolutistas no van a ningún lado, mucho menos en el arte, algo tan subjetivo. A estas alturas de su carrera, el orondo director no intenta conseguir nuevos adeptos para su causa, se conforma con tratar correctamente a los fieles que ya posee, y es por lo que sus films son como una gran casa que siempre parece la misma, donde encontrar cuestiones familiares a las que dar vueltas cada par de años. Nosotros cambiamos, por lo que estas cuestiones pueden ser vistas desde otro punto de vista. Evolución. Gilliam es un tío inteligente.

the-zero-theorem-christoph-waltz-pic - [Sitges 2013] Reseña: 'The Zero Theorem' (2013)

 

En parte, The Zero Theorem trata asuntos relacionados estrechamente con la vida del propio Gilliam. Sus proyectos siempre se han caracterizado por tratarse de chaladuras propias de un tarado, de grandes ambiciones y caóticos rodajes. Es como un león defendiendo la selva desde el mar. Aún así, ha salido victorioso en más ocasiones de las que en un principio pudiera parecer. Así, no es descabellado pensar que el deslumbrante personaje interpretado a las mil maravillas por Christoph Waltz sea una propia extensión del cómico actor y director americano. La obsesión del protagonista por vivir en la realidad en un mundo donde los sueños o las representaciones virtuales aseguran una mayor satisfacción, es algo muy Gilliam, empeñado en que sus fantasiosas propuestas invadan la realidad, con la ilusión de salir victorioso de dicha confrontación. ¿Vivir para trabajar? ¿Trabajar para vivir? ¿Qué podemos hacer realmente si tenemos un trabajo? Pero, ¿Qué haríamos de verdadero valor si tuviéramos más tiempo libre? ¿Es nuestra esclavitud con el Gobierno autoinfringida para evitar esta dicotomía? Queda a la interpretación de cada uno de nosotros. Como nuestra función en el amor, para el que disponemos murallas que nos aíslen y nos impidan quedar súbitamente desnudos ante un rechazo o una decepción. La prevención antes que el intento es otra forma de morir en vida, otra manera de no darle un significado auténtico a nuestra existencia. Vivimos nuestros días pensando en el mañana pero, como bien ha expresado el propio Gilliam en más de una ocasión, el mañana no sucede nunca, pues mientras hablamos, escribimos o pensamos, nuestras palabras han quedado irremediablemente anticuadas. Hablar de futuro es otro mecanismo de defensa como puede ser la ironía o la soledad consciente. Lo ideal es vivir día a día, con pequeñas metas alcanzables y manteniendo los pies en el suelo, siempre que exista ese suelo más allá de nuestra cabeza. El personaje de Christoph Waltz anhela trabajar desde casa, en un desprecio absoluto por el contacto humano, con tal de recibir esa llamada importante que le dirá que camino debe seguir. No todos hemos nacido para ser reyes ni para construir las carreteras que otros seguirán, por lo que surge la gran duda, ¿Estamos solos? ¿Hay algo más? ¿De dónde viene todo? ¿Por qué somos tratados todos por igual si en el fondo somos tan diferentes? Pat Rushin, Gilliam y Waltz no se molestan en mostrar opinión alguna, solo escarban y cavan en pos de posibles pistas. El resto queda a nuestra elección. La sublime y elaborada preparación de Waltz es, bajo mi punto de vista, superior a la mostrada en las dos películas que le valieron el Oscar (Inglourious Basterds, 2009 y Django Unchained, 2012, ambas de Quentin Tarantino), con el matiz importante de que en The Zero Theorem carga a sus espaldas con todo el peso dramático de la cinta en un papel mucho más arriesgado. Es de suponer que su esfuerzo caerá en saco roto, puesto que la industria no te trata igual si vienes de parte del tito Quentin que si lo haces acompañando al enfant terrible Terry Gilliam. Sin ser una película para el recuerdo, si que supone un deleite un nuevo vistazo a los mundos de Gilliam, donde la inspiración, el talento y la fantasía encuentran un lugar seguro ante tanta triste realidad.

http://www.youtube.com/watch?v=KLYkXhgFIAk

 

LA CÁRCEL DEL FUTURO QUE NOS IMPIDE VIVIR EL PRESENTE. Oohen Leth es un excéntrico genio de los ordenadores que vive en un mundo corporativo controlado por una oscura figura llamada "Dirección". Recluido en el interior de una capilla en ruinas, Oohen trabaja en la solución a un extraño teorema, un proyecto que podría descubrir la verdad sobre su alma y el significado de la existencia (o la falta del mismo) de una vez por todas. Ficha Técnica Título original: The Zero TheoremAño: 2013Duración: 107 min.País: Reino UnidoDirector: Terry GilliamGuión: Pat RushinMúsica: George FentonFotografía: Nicola PecoriniReparto: Christoph Waltz, Matt Damon,…

Review Overview

Nota Película

Nota Película

LA CÁRCEL DEL FUTURO QUE NOS IMPIDE VIVIR EL PRESENTE.

User Rating: Be the first one !

About jlamotta23

Mi Amor.SevillaFC.Cine.Series.He escrito1WesternNoirRoadMovie.Bob Dylan,Bowie.Jim Thompson.Escribo sobre cine.The Wire,Kubrick,TheSopranos,Scorsese,Breaking Bad

Check Also

Álamo lleva al cine papel “difícil pero satisfactorio” en ‘Alegría Tristeza’

El actor madrileño Roberto Álamo ha dicho hoy que su papel en la película ‘Alegría …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies